TIPOS DE DETECTORES DE ALARMA

Cuántos existen? Cómo funcionan y para qué sirven?

-

Los detectores sirven para generar señales de alarma. Son como los sentidos de nuestro sistema de alarma y se encargan de detectar cambios en el entorno, como cambios de movimiento, temperatura, roturas, humos…

Además estos detectores  son los encargados de avisar a la Central Receptora de Alarmas (CRA) de que ha entrado un intruso o de notificar una situación de peligro potencial para el usuario. En este último caso, la CRA podrá dar aviso directamente al servicio de emergencias pertinente.

En el post de hoy vamos a explicar cuáles son los más habituales:

 

  • Detectores de movimiento pasivo o PIR (Pasivo Infrarrojo):

Estos detectores funcionan con un sensor piroeléctrico que detecta cambios en la radiación infrarroja recibida, como el calor del cuerpo humano o animales. Y se llama pasivo porque no emite radiaciones, sino que las recibe. Los detectores PIR captan la presencia entre el calor emitido por el cuerpo humano y el espacio alrededor.  Son indicados para instalar en zonas de paso, como escaleras, pasillos…

 

  • Detectores de Doble Tecnología (DT):

Utilizan dos tecnologías distintas de detección: infrarrojo pasivo (PIR) y microondas (MW). Además incluyen también la exclusiva tecnología ACT (Anti-cloak) que evita mediante la conmutación a modo microondas, los intentos de camuflaje del canal PIR o la ineficiencia del canal PIR a elevadas temperaturas. Con lo que aseguramos que ningún intruso pasará sin ser detectado. Estos detectores son mucho más fiables y evitan falsas alarmas.

 

  • Detectores Magnéticos:

Este tipo de detectores forman un circuito cerrado por un imán y un contacto, que al separarse producen un cambio de fuerza del campo magnético provocando un salto de alarma. Está indicado para puertas y ventanas y se coloca una parte del sensor en el marco y otra en la puerta o ventana.

 

  • Detectores Sísmicos:

Estos detectores detectan golpes sobre una base. El detector sísmico controla la vibración y la temperatura de la superficie protegida, detectando cualquier tipo de ataque de intrusión producido por grandes mazas o almádenas, taladradoras de cabeza de diamante, explosivos, herramientas de presión hidráulica o herramientas térmicas. Está indicado para proteger cajas fuertes, cajeros automáticos, cámaras acorazadas, paredes de hormigón armado y habitaciones blindadas, armarios de acero, máquinas de vending y puertas acorazadas…

 

  • Detectores Rotura de Cristales:

Llevan incorporado un micrófono especial que está diseñado para captar la frecuencia característica de la rotura de cristal, cuando el aparato detecta este ruido se dispara activando la alarma. Son ideales para escaparates.

 

  • Barreras de Infrarrojos:

Estos detectores constan de dos partes separaras, un emisor que envía continuamente un haz infrarrojo invisible y un receptor sensible a él. Al interrumpirse el haz, el receptor dispara una señal a la central. Se usan para la detección perimetral de intrusión sobre el perímetro de la vivienda o parcela. Existen los detectores de infrarrojos exteriores, que cubren el acceso a la parcela desde fuera de la vivienda y las barreras para puertas y ventanas. La ventaja de estos detectores es que nos permiten movernos libremente por el interior de la vivienda mientras tenemos el sistema de alarma conectado.

 

  • Detectores Perimetrales:

Funcionan como los detectores de movimiento pero están preparados para poder trabajar en el exterior. Estos detectores avisan en el caso de que un intruso se aproxime a la vivienda o negocio protegido.

 

  • Detectores de Humo y Calor:

Es un detector que utiliza dos tecnologías, resultando más sensible y fiable para la detección anticipada de un incendio. Si la cantidad de humo no es suficiente para activar la alarma, el dispositivo aún así es capaz de detectar un rápido cambio de temperatura. Además permite ajustar la sensibilidad para que pueda instalarse en estancias como cocinas y baños o incluso activar el modo “solo calor”.

 

  • Detectores de Inundación:

Se utilizan para detectar la presencia de agua en sitios como sótanos, baños y cualquier otro lugar que pueda sufrir una inundación.  En caso de que detecte la presencia de agua, avisa al panel de control, permitiendo una rápida respuesta.

 

  • Detectores de Gases:

Detectan la acumulación de gases de cocina y calefacción, incluyendo butano, propano y metano (Gas Natural), lo que podría indicar una fuga y peligro potencial. Cuando detecta un elevado índice de gas, el Detector de Gas hará sonar la alarma y la CRA avisará al usuario permitiendo una respuesta rápida que podría salvar vidas.

 

Como podéis ver existen multitud de detectores de alarma para proteger distintas zonas. Importantísimo será contar con una empresa de seguridad experta, que te asesore sobre que detectores  instalar para garantizar la mayor protección de tu hogar o negocio. Esperamos que el post de hoy os sirva de ayuda.

-
TIPOS DE DETECTORES DE ALARMA - SIPGRUP
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: